Propiedades y contraindicaciones de la Jícama

La Jícama es un tubérculo que puede ser consumido como fruta o vegetal. Su sabor es dulce y tiene almidón.  Se puede consumir crudo o cocido, salado o dulce, también picante, o con limón, o en la preparación de zumos (jugos) de jícama.  

Solamente el tubérculo de jícama es comestible, pues el resto de la planta se le considera tóxico y se usa como insecticida, ya que contiene una sustancia natural llamada rotenona que combate las plagas.  El aceite de las semillas no es de consumo humano, pero se usa para preservar la madera de comejenes y termitas que roen la madera. La tintura de la semilla de jícama se usa para el tratamiento de la sarna.

Su composición química contiene almidón y agua en gran proporción, casi el 90%, también contiene vitamina C, hierro, potasio, fósforo, lípidos y proteínas.  Su sabor dulce se debe a la fructosa que contiene, que no es procesada por el organismo, por lo cual ayuda en el tratamiento de los diabéticos.

Propiedades de la Jícama

Mejora la digestión

Este tubérculo contiene gran cantidad de fibra alimenticia, por lo cual es muy saludable para el buen funcionamiento del sistema digestivo, ayudando a evitar el estreñimiento.

Ayuda a bajar de peso

Por su alto contenido de fibra, es un alimento saciante, que, al contacto con los líquidos estomacales, se expande haciendo más abundante el bolo alimenticio y, en consecuencia, hace sentirse satisfecho por más tiempo.

La sensación de llenura evita los antojos, por tanto, ayuda a disminuir la ingesta y en consecuencia se consumirán menos calorías, ayudando a bajar de peso.

Además, es un alimento de bajas calorías y bajo contenido en carbohidratos, una porción puede tener solamente 35 Kcal.

Ayuda a proteger el sistema respiratorio

La jícama ayuda a aliviar la disnea, sibilancias, enfisema pulmonar, infecciones respiratorias y el asma por sus propiedades antiinflamatorias, por su alto contenido de vitamina C previene el resfriado y la gripe.  Evita las hemorragias nasales y sangrados leves en la nariz.

Efectos sobre el sistema inmune

Debido a su gran cantidad de vitamina C estimula la producción de las células blancas (leucocitos) en la sangre que estimula el sistema inmunitario y combate enfermedades e infecciones. Ayuda a aliviar los síntomas de la artritis, las alergias y la congestión nasal.

Hematomas e hinchazón

El consumo de Jícama reduce los problemas de deficiencia capilar, que traen como consecuencia, moretones e hinchazones en personas con deficiencias de vitamina C.

Efecto antidiabético

La jícama contiene una fibra soluble (la inulina), que no se metaboliza en el organismo y es baja en calorías, ayudando al control de la insulina evitando el rebote metabólico.

Efecto refrescante

Ayuda a saciar la sed y la sequedad en la boca.

Reduce los valores metabólicos

Reduce la cantidad de triglicéridos, colesterol, controla los niveles insulínicos y tiene propiedades diuréticas y actúa también como laxante.

Mejora la función cognitiva

Por su alto contenido de vitamina B6, ayuda a mejorar las funciones intelectuales y la capacidad de concentración; es muy recomendable consumir el jugo o la fruta de jícama en períodos de exámenes.

Efectos en la circulación y la presión arterial

Por su alto contenido de potasio regula los niveles de sodio, que disminuye la presión arterial evitando los problemas cardíacos.  Por su contenido de hierro y cobre, potencia la producción de glóbulos rojos, que son los encargados de transportar el oxígeno a todos los órganos y tejidos del cuerpo.

Previene las enfermedades cardiovasculares y complicaciones coronarias.

Anemia y salud de la sangre

Este tubérculo es rico en hierro, vitaminas C y B9, que contribuye a la prevención de la anemia pues favorece el aumento de los glóbulos rojos de la sangre y aumenta la hemoglobina.

Propiedades anticancerígenas

Por poseer propiedades antiinflamatorias y a la vez tener gran cantidad de fibra alimentaria, puede reducir el riesgo de cáncer estomacal y del cáncer de colon.

Contraindicaciones de la Jícama

  1. La jícama tiene una toxina llamada rotenona, que es soluble en grasas y con alto potencial tóxico, que funciona al nivel celular inhibiendo las enzimas metabólicas de las mitocondrias, por tanto, debe evitarse su consumo.
  2. La fibra inulina, puede causar trastornos digestivos, ya que puede causar diarreas y dolores estomacales en personas sensibles al consumo de fibras.
  3. La jícama se debe consumir, preferiblemente, sin la corteza ya que hay personas que han presentado alergias por su consumo.
  4. Su consumo puede producir dilatación estomacal y obstrucción intestinal en personas sedentarias y con poca actividad física.
  5. Deben ser consumidas lo antes posible, ya que es un alimento que se degrada rápidamente.
  6. Antes de ser consumida, debe lavarse la corteza con agua, jabón y un cepillo, para eliminar las bacterias que contiene su concha y no contaminar la pulpa.
  7. Por su poder diurético no debe ser consumida de noche, ya que su efecto perturbará su sueño reparador.
  8. No se recomienda su consumo en persona con problemas renales.
  9. Comer la Jícama en exceso puede causar problemas de gases intestinales.
  10. Puede haber interacciones con medicamento para la hipertensión, para el control de la diabetes y en casos de problemas respiratorios graves.

Referencias:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.