El Teff

Las condiciones climatológicas de algunas regiones del continente africano destacan por ser de las más hostiles para la supervivencia de una especie como la humana, la cual requiere para sobrevivir la ingesta de muchas proteínas, las cuales provienen bien sea de los animales o distintos cereales como el maíz o el trigo.

Lamentablemente, estos cereales no pueden prosperar en condiciones demasiado hostiles como las existentes en el África Subsahariana. La humanidad se ha caracterizado por su gran capacidad de adaptación y su supervivencia, lo cual le ha permitido improvisar, adaptarse y sobrevivir en todos los espacios del planeta.

Como la sociedad se ha adaptado al espacio, es indudable que sus métodos de alimentación también lo han hecho. El teff es un cereal originario del continente africano, que ha sido utilizado por los pueblos que allí prosperan desde tiempos inmemoriales y que hoy, debido a sus sorprendentes propiedades alimenticias y características comienzan a adquirir popularidad en todo el mundo.

Origen del teff

El teff es, como se ha dicho, proviene del áfrica subsahariana. Se ha cultivado por más de 5000 años en Etiopía, lugar del cual este cereal es originario. De hecho, la importancia para este país es tal, que forma parte de los principales rubros que consume su población.

De este se preparan todo tipo de derivados, entre los que destaca la “ingera” una harina con la que se prepara una tortilla similar a un panqueque que acompaña un guiso tradicional de este país. En este país es altamente valorado no solo por tradición, sino por sus enormes propiedades nutricionales.  

Características del teff

 

Planta herbácea con varios tipos de semilla

 

El teff se presenta de tres formas, pudiendo ser blanco, rojizo o marrón. Pertenece al subgrupo de las plantas herbáceas conocido como poáceas, las cuales pertenecen la inmensa mayoría de los cereales y la caña de azúcar, caracterizándose por tener tallos largos no leñosos y pares de hojas que oscilan entre los 7 y 24, dependiendo su supervivencia de sus semillas.

Las plantas herbáceas se caracterizan por no tener tallos leñosos como los árboles o arbustos, que pertenecen a otra familia de plantas. Las plantas herbáceas nacen, crecen y mueren en un periodo máximo de un año. Casualmente, gran parte de los productos agrícolas que consume el ser humano se obtienen de este tipo de plantas.

 

Se adapta fácilmente a todo tipo de condiciones climáticas

 

La característica más importante del teff, es su enorme capacidad para adaptarse a las condiciones climáticas del lugar donde se siembra. De hecho, se desenvuelve muy bien en climas áridos y suelos muy secos, requiriendo mucha menos agua que cereales como el trigo o el maíz.

De esta forma se convierte en una opción importantísima para la humanidad ya que se estima que en el futuro, debido al cambio climático, los principales cultivos de cereales como el trigo, el arroz o el maíz van a verse visiblemente afectados por la falta de agua, de la cual dependen para su correcto crecimiento y de la que el teff no requiere tantas cantidades.

El teff tiene también una resistencia natural a las enfermedades y las plagas, razón por la cual no es necesario utilizar aditivos químicos durante su crecimiento y las cosechas.

Datos estadísticos

Se estima, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) que este cereal es consumido en dos tercios de la dieta del pueblo de etiopía, lo cual le confiere un papel preponderante en la alimentación de este país.

Los datos de la Organización de las Naciones Unidas advierten de las graves consecuencias que se verán en los próximos años debido a dos factores importantes como lo son la población mundial y el cambio climático, que afectará directamente a la industria alimenticia de todo el planeta.

Históricamente, desde los años 90 la industria no es capaz de satisfacer la demanda de la población mundial en materia de alimentación aunque en los años 70 evidenció un último aumento en su producción en  un 40% para posteriormente caer drásticamente en un 10% en los años 90%.

Con estas cifras tan alarmantes, se prevé que para las próximas décadas la población mundial alcance un total de 9000 millones de personas. Esto puede llegar a ser un problema para la industria alimenticia, la cual deberá aumentar como mínimo en un 60% su producción actual para poder satisfacer las exigencias mínimas que tendrá la población en el futuro con un ambiente mucho más hostil que el actual gracias al cambio climático.

El cambio climático supone un problema para los cultivos tradicionales, ya que esto implica que existirá mucha menos agua y muchos de estos la requieran para su correcto crecimiento, lo cual afectará la producción.

Los cereales tradicionales de algunos países como Etiopía, donde se consume Teff, o el Mijo, que es altamente consumido en Sudán, se perfilan como los cereales del futuro ya que son capaces de adaptarse mejor a condiciones climáticas adversas que otros cereales como el trigo, que requiere de climas templados para crecer correctamente.  

Producción Anual

El teff es el principal sustento del que dependen alrededor de 6,5 millones de pequeños productores en este país que producen alrededor de 1000 millones de toneladas de Teff anuales para su consumo interno. Estas cifras indican, sumado a que dos tercios de la dieta del pueblo etíope son a base de este cereal, que la producción de teff es muy importante en Etiopía.

La producción de teff es de alrededor de 800.000 kilogramos anuales en España, país que comienza a competir con los principales productores (Etiopía el que más) de este cereal en el mundo.

Exportaciones

Este cereal actualmente comienza a adquirir gran popularidad no solo por sus propiedades nutricionales sino por su excelente capacidad de adaptarse a todo tipo de climas. Ello ha permitido que su producción comience a crecer vertiginosamente.

Países como Etiopía podrían vivir en el futuro de la exportación de grano, sin embargo hasta el año 2006 el gobierno de este país prohibió su exportación en grano (mas no del producto transformado en injera), temeroso de sufrir una crisis alimentaria interna por este motivo.

En la actualidad su comercialización ya no está prohibida y comienza a aumentar progresivamente, ya que la producción creció en un 40%, lo cual crea un pequeño excedente que el gobierno etíope está aprovechando en la actualidad.

El Teff es altamente comercializado con países como Estados Unidos, Europa y el Medio Oriente ya que en estos lugares es donde más inmigrantes etíopes se encuentran en la actualidad.

¿Cómo se consume el teff?

El teff es consumido como cereal principalmente, además de ser utilizado en distintos platillos tradicionales en nigeria como la injeera, un platillo hecho a base de la masa fermentada de este cereal. Puede ser acompañante de todo tipo de comidas como los guisos y se puede utilizar para alimentar a los niños pequeños con cremas o papillas.

Es especialmente utilizado en repostería para la elaboración de todo tipo de postres, panes, bizcochos, pudines, etc. Es espesante, por lo cual es utilizado en la elaboración de salsas o cremas, tanto dulces como saladas.

Es un aditivo perfecto para dietas destinadas a proteger el intestino durante trastornos como la candidiasis, o personas celíacas ya que no contiene gluten.

Referencias: