El Mijo

El mijo es un cereal poco conocido y que a medida que han pasado los años, ha ido perdiendo vigencia en el mundo occidental. De hecho, en países desarrollados es utilizado como alimento para aves.

Sin embargo, estudios recientes han demostrado sus cualidades excelentes para ser cultivado en climas adversos (razón por la cual en muchos países comienza a adquirir gran importancia debido al cambio climático) además de propiedades nutricionales únicas que comienzan a cambiar su condición desconocida por una más privilegiada en los mercados mundiales.

Origen del mijo

El origen del mijo todavía es desconocido por los científicos, ya que según los registros históricos, se han encontrado evidencias de su cultivo en el Cáucaso meridional (Armenia, Georgia y Azerbaiyán) y en China que datan de hace aproximadamente 7000 años.

En ambas zonas hay ancestros salvajes de esta planta herbácea, la cual ha sido utilizada desde entonces dentro de la dieta de los pueblos que habitan aquellas regiones. Podría decirse, en síntesis, que este cereal proviene de Eurasia.

Características del mijo

 

Planta herbácea

 

El mijo es una hierba que no presenta órganos leñosos. Sus tallos son verdes y mueren al acabar la estación de cosecha. Es una planta anual, lo que quiere decir que germina, florece y muere en el transcurso de un año. Este tipo de plantas se caracteriza por sobrevivir año a año por sus semillas.

Los cereales domesticados como el trigo, la avena o el maíz, son en su mayoría plantas anuales, por lo tanto las cosechas se preparan basándose en su proceso natural de vida.

 

Planta robusta

 

Es una planta que, a pesar de herbácea, tiene un  tallo bastante grueso y resistente. Asimismo, es bastante erizada, capaz de alcanzar una altura oscilante entre los 15 y 100 cms. Las semillas crecen en espiras, pudiendo presentar colores como el naranja, el crema, amarillo o  marrones.

 

Gran adaptabilidad y supervivencia

 

Gran parte de los cereales no-tradicionales en la alimentación general mundial tienen, a diferencia de los más conocidos, una gran adaptabilidad y capacidad de supervivencia. El mijo no es la excepción, ya que puede sobrevivir en prácticamente cualquier tipo de suelo y bajo cualquier condición ambiental, crece rápidamente y no requiere tanta agua para sobrevivir.

Datos estadísticos del mijo

Según los datos estadísticos que maneja la Organización de las Naciones Unidas, se estima que la población mundial es de 7500 millones de personas. Para el año 2090 se estima que el crecimiento exponencial de la población alcanzará los 9000 millones de habitantes en el planeta, lo cual tendrá como consecuencia una mayor demanda de alimentos que la industria alimenticia mundial no podrá satisfacer.

De hecho, la industria alimenticia mundial no puede satisfacer la demanda de alimentos actual,  ya que se estima que aunque durante la década de los 70 hubo un aumento exponencial de la producción en un 40%, para los años recientes, apenas y creció a un 10%, lo cual indica que existen menos alimentos para una mayor cantidad de habitantes en el planeta.

Se estima que 2 tercios de la población mundial están mal nutridos, lo que demuestra la grave desigualdad social que existe en el planeta.

Adicionalmente, el cambio climático arrojará más leña al fuego ya que se estima que la cantidad de agua dulce que hay en la tierra se reducirá drásticamente en los próximos años, lo cual afectará irremisiblemente a los cultivos que para sobrevivir requieren grandes cantidades de agua, reduciendo aún más la capacidad de la industria alimenticia de satisfacer las necesidades planetarias.  

Para poder evitar la crisis alimentaria que se avecina, la ONU ha exigido a sus estados miembros aumentar la producción anual de alimentos en un 60% de manera que en los años sucesivos se pueda evitar un problema severo como lo es la carencia de alimentos en la mayoría de la población mundial.

Como es evidente que, ante la falta de agua que se avecina los cultivos se verán afectados, el mijo se presenta como una alternativa eficaz para sustituir algunos de estos cultivos, ya que contiene casi las mismas cantidades de nutrientes de estos y no solo eso, es capaz de adaptarse perfectamente a climas hostiles y crecer rápidamente con pocas cantidades de agua.

Muchos cereales no tradicionales como el maíz, el trigo y la avena comienzan a adquirir importancia en la actualidad no solo por sus excelentes factores nutricionales, sino por su capacidad de supervivencia. La Cañahua boliviana y el fonio son, junto al mijo, los cereales del futuro.

Producción Anual

Este cereal se produce extensivamente en países europeos y asiáticos como Turquía, Rumanía, Rusia, India, en los países del Medio Oriente y en mucha menor proporción en  los Estados Unidos. Debido a su utilidad como cereal apto para celíacos, este cereal

La producción anual de mijo se estima en unas 200.000 toneladas, que representan el 0,1% de la producción de cereales en todo el mundo. Los principales exportadores de mijo, según la FAO son India, Argentina, Estados Unidos y China, los cuales exportan en conjunto dos tercios de la totalidad de la producción  total del planeta.

Exportaciones

En materia comercial, la Unión Europea es el bloque que más mijo adquiere en el mundo. Alrededor del 50% de la producción total de este cereal es comprada por los países del viejo mundo. En países subdesarrollados como los del continente africano, suele comerciarse el excedente de las cosechas entre ellos.

Consumo

Al ser un cereal, las semillas pueden consumirse en botanas (siempre y cuando las semillas sean tostadas), en barras de cereal o energéticas, en cereales comerciales, galletas, panes, buñuelos y un sinfín de preparaciones. En algunos casos pueden realizarse distintos platillos como croquetas, aderezos para ensaladas y, en fin, cualquier receta en la que pueda incorporarse cereal como parte del plato.

Todo depende de la creatividad de la persona que esté cocinando. En el mundo culinario, comienza a tomar un papel importante gracias a los recientes descubrimientos sobre sus propiedades nutricionales y de salud.

En Estados Unidos, su consumo es realizado por personas celíacas y es comercializado como alimento para aves, no goza de gran popularidad en la dieta habitual de los ciudadanos de ese país.

Referencias: