Durian

Las plantas de durián son un miembro de la familia de la bombacaceae, muy conocidas por sus vistosas flores, pequeñas semillas y fibras tan sedosas como el algodón. Sin embargo, esta difiere por completo de las demás, ya que sus semillas son de gran tamaño y se encuentran rodeadas por arilos carnosos.

Estos frutos ovoides se caracterizan principalmente por su corteza amarilla muy gruesa y dura, que se encuentra cubierta por muchas espinas puntiagudas, por eso manejarlas sin ayuda de guantes puede resultar bastante doloroso. Por dentro se divide en cinco secciones, en donde se comparte su pulpa, que puede variar entre el color crema, naranja, o rosa.

Las plantas de durián se conocen también por otros nombres dentro del dialecto nativo, en India se le dice fruta de algalia, y en Holanda se le llama con frecuencia fruta hedionda, el cual se origina debido al peculiar olor que tiene.

Composición nutricional del durián

Varios estudios realizados demuestran que obtener proteínas, minerales y otros nutrientes necesarios para el organismo únicamente de las carnes y el pescado, puede incrementar el riesgo a sufrir de intestino irritable, por eso se debe incrementar el consumo de frutas y vegetales en la dieta diaria.

Los valores nutricionales del durián son perfectos para ayudar a mantener una vida más saludable, además de ser considerado por los veganos y vegetarianos como un buen sustituto a las carnes.

Valores nutricionales

Cada 100 gramos de la pulpa de esta fruta contiene:

  • Calorías: 147 kcal
  • Proteínas: 1,47 gr
  • Grasa: 5,33 gr
  • Carbohidratos: 27,09 gr
  • Fibra: 3,80 gr
  • Vitamina C: 33 mg
  • Vitamina B1: 0,37 mg
  • Vitamina B2: 0,20 mg
  • Vitamina B3: 1,07 mg
  • Vitamina B6: 0,37 mg
  • Potasio: 436 mg
  • Sodio: 1 mg

También tiene pequeñas cantidades de magnesio y tranzas de zinc que son fundamentales para mantener una piel sana.

Beneficios para la salud

En sus lugares de origen se le considera como el rey de las frutas, ya que se le reconocen no solo los cambios beneficiosos que puede tener para la salud de las personas, sino que además tiene propiedades afrodisiacas. Es un alimento altamente nutritivo, ya que tiene muchas propiedades que son imprescindibles para que las funciones cerebrales marchen correctamente.

  • Sirve tanto para mantener la salud de las personas como de los animales
  • El jugo que se obtiene al exprimir sus hojas ayuda a bajar la fiebre, humedeciendo con el toallas y poniéndolas sobre la cabeza durante un par de horas
  • Tiene la capacidad de hacer mucho más manejable enfermedades como la diabetes o las tiroides
  • Las infusiones hechas con la cascara del durián son perfectas para aplicar en inflamaciones o en caso de padecer enfermedades de la piel
  • Tomar las cenizas de la cascara quemada es ideal para tener una recuperación más rápida luego del parto
  • Incrementa la capacidad del sistema inmunológico, y además previene el cáncer

Cómo consumir durián

Esta fruta se consigue en el mercado tanto entero como cortado en fragmentos, se puede comer tanto cruda como cocida. Lo ideal es consumirla fresca, directamente de la fruta, siempre y cuando esta haya sido refrigerada previamente durante unos minutos.

También puede cocerse con azúcar y comerse en forma de puré, o hervir la pulpa en agua de coco y realizar unos helados muy ricos y nutritivos. A modo de exportación, muchas veces se le saca la pulpa y la mima es enlatada en almíbar.

Efectos secundarios

Muchas personas consideran que consumir durián es dañino por su olor tan poco agradable, y a pesar de que este no es un buen motivo, es cierto que ingerir demasiadas cantidades puede tener consecuencias para la salud.

Advertencias

  • Puede causar molestias estomacales, esto se debe a la cantidad de fibra que contiene
  • Llena de gases, y a pesar de ser temporal y de no ser algo extremadamente grave, los mismos olerán del mismo modo que la fruta
  • Comerlo en grandes cantidades tiene como consecuencia un aumento de peso que podría resultar preocupante

Datos estadísticos

Las semillas de esta fruta pierden muy rápido su viabilidad, en especial si les pega la luz del sol. Lo ideal es almacenarlas en lugares frescos, donde pueden durar hasta siete días. Su germinación puede mantenerse durante un periodo de 32 días, siempre y cuando se hayan esterilizado exteriormente.

El duran de forma salvaje se cultiva en plantaciones que van desde el sureste en la India hasta Nueva Guidea. Sin embargo, en la actualidad se ha conseguido que tenga una propagación entre los países de América y Europa, siendo enviados dentro de empaques con una mezcla especial, que los mantenga ligeramente humedecidos.

En sus países de origen, pueden llegar a tardar entre 9 y 12 años en producir frutos luego de su plantación, pero se ha reportado en otros países que los frutos se dan a los 5 años, lo cual aumenta en un 80% las exportaciones de esta planta.